«Si bien continuaré trabajando para limpiar mi nombre, he decidido que lo mejor para la Ópera de Los Ángeles es que renuncie como su director general y me retire de mis futuras actuaciones programadas en este momento», dijo Domingo en un comunicado.