Un efecto secundario de darle tantas vueltas a la ya agotada discusión sobre si una película puede provocar o no actos violentos, es que parece ser el equivalente a gritar que hay un incendio en un teatro cuando no es así. Y esa parece ser la situación que acaba de experimentar una cadena de cines en Sydney, Australia, que tuvo que llamar a la policía luego de una supuesta amenaza en su contra durante el estreno de [entity_embed style=»link-tomatometro» id_entity=»357456″][Pelicula] Guasón[/entity_embed].

Continuar leyendo »