Perro Bomba, del director Juan Cáceres, ha debutado con laureles en el extranjero, se estrenará en las carteleras nacionales este jueves 3 de octubre. La producción chilena recibió premios tanto al producto final, como reconocimientos a los actores y al director, en diferentes festivales internacionales en España, México, Alemania, Francia, Australia y Brasil.

Algunos aspectos que se abordan en “Perro Bomba”, son: el importante rol del cristianismo evangélico en las comunidades haitianas; las limitaciones del idioma; el racismo; los malos tratos; la precariedad; el comercio ambulante; la vida en albergues y la vida en la calle. Aspectos que muchas veces trascienden a la comunidad migrante, afectando también a gran parte de la sociedad chilena. La película no sólo retrata la realidad migrante, sino también, ofrece una fotografía de nuestro país, tomada desde un ángulo específico, en el momento oportuno.

El film se exhibió en el Festival Internacional de Cine (FIC) de Viña del Mar el jueves 12 de septiembre, al que asistieron entre el público general, tanto migrantes como dirigentes sociales que se han dedicado a la problemática migrante. Además, contó con la presencia y el relato de los realizadores y protagonistas de esta película; que entregaron al público un momento para responder dudas y profundizar en el mensaje que buscaban entregar con esta obra.

En esa oportunidad, enmarcada en el FIC, el director señaló que la película es documento puro, citando a Víctor Gaviria, aclamado director colombiano. Para aquellos que nos hemos involucrado en la realidad migrante, no nos resulta difícil afirmar la veracidad en las palabras de Juan Cáceres, ya que tras ver el film, es evidente que es puro documento, con pocas exageraciones. La producción fluctúa entre la ficción y el cine documental, esto porque la obra recoge los principios del neorrealismo italiano. Esta corriente que tiene su origen a mediados de siglo XX, se caracterizaba por el poco uso de actores profesionales, siendo su base los actores naturales y la improvisación. Esta forma de trabajo tenía como objetivo obtener una versión más cercana de la realidad, y es el espíritu que vemos en este film que se adentra en la comunidad haitiana del centro de Santiago. 

Algunos aspectos que se abordan en Perro Bomba, son: el importante rol del cristianismo evangélico en las comunidades haitianas; las limitaciones del idioma; el racismo; los malos tratos; la precariedad; el comercio ambulante; la vida en albergues y la vida en la calle. Aspectos que muchas veces trascienden a la comunidad migrante, afectando también a gran parte de la sociedad chilena. La película no sólo retrata la realidad migrante, sino también, ofrece una fotografía de nuestro país, tomada desde un ángulo específico, en el momento oportuno. 

Alex Fajardo Cisternas. Periodista – Universidad de Playa Ancha