Una de las impulsoras del proyecto que reduce la jornada laboral a 40 horas semanales, la diputada del Partido Comunista, Camila Vallejo, volvió a cuestionar la estrategia de sus rivales, el Gobierno, con respecto a la discusión entre su proyecto y las 41 horas flexibles del Ejecutivo.

Según sus palabras, Vallejo lamenta “mucho que el Gobierno insista en una estrategia que más que racional, es visceral. El Gobierno insiste en tratar de competir con la propuesta nuestra y yo lo lamento mucho”.

Vallejo sostuvo que lo deseado era que se sumaran a la propuesta o bien “que buscaran complementar la propuesta con una agenda de productividad. El insistir con esta estrategia un poco errática, desordenada, de presentar propuestas, luego sacarlas, luego convocar a nuevas mesas técnicas, yo creo que lo que está detrás es una cuestión visceral”.

La parlamentaria del PC finalmente hace un llamado al Gobierno para que tengan la valentía de “dar el debate” en el Congreso, pues “no tiene mucho sentido eludir esa responsabilidad a través de otras instancias, independiente de que tenga el derecho de consultar a expertos”.