Los diputados de la UDI e integrantes de la comisión de Educación de la Cámara de Diputados, María José Hoffmann y Sergio Bobadilla aseguraron que la situación del Instituto Nacional no da para más, luego de que un grupo de encapuchados intentaran atacar la oficina de la rectora, Lili Orel.

Y es que a juicio de la diputada Hoffmann, mientras estos “violentistas cobardes” no salgan del Instituto Nacional es imposible recuperar el ambiente escolar, y aseguró que “estas expresiones de violencia no podemos permitirlas más”.

Lamentablemente -dijo la diputada UDI- “son estos violentistas los que tienen secuestrada y agonizando a la educación pública en nuestro país”, y agregó “no son estudiantes, son lisa y llanamente delincuentes disfrazados de estudiantes”.

Por su parte el diputado Sergio Bobadilla sostuvo que “los cobardes son capaces de atentar contra la integridad física de una mujer que hace lo imposible para recuperar el orden y la tranquilidad del Instituto Nacional”.

“Ya no es posible tolerar a estos delincuentes que tienen raptado a ese establecimiento educacional”, ante lo cual argumentó que, “lo único que cabe es la expulsión y la cárcel para estos desadaptados que luego de egresados repiten esas mismas conductas en la Universidad.

Esto, enfatizó, porque “son los mismos que agreden a estudiantes como a Polette Vega, amparados por un Rector que en vez de expulsar a los que la agredieron, la mandan a estudiar para la casa dejando sin castigo a los que la maltrataron física y sociológicamente”, remató.