Así como está, poca fe le tiene el senador de Renovación Nacional Manuel José Ossandón a la reforma tributaria que impulsa el Gobierno de Sebastián Piñera. “No pasa en el Senado”, señaló.

Pero a pesar del pronóstico, el excandidato presidencial cree que la propuesta que cocina el Ejecutivo es la mejor.

En conversación con el programa de Canal 13 “Mesa Central”, Ossandón señaló que el proyecto, como está presentado por el Gobierno, le parece “la mejor alternativa”. “La encuentro buena, pero si no se puede, porque la oposición no quiere, hay que empezar a mirar a largo plazo”, comentó.

El legislador apuntó al debate generado en torno a la reintegración tributaria, el “corazón” de la iniciativa del Ejecutivo, luego de que el ministro del Interior, Andrés Chadwick, afirmara que “nunca hay que transformar los instrumentos en dogmas”, aunque luego saliera a precisar que este punto es algo fundamental.

“Yo estoy más cerca y más al otro lado de Chadwick. Lo primero es que hay que dar certezas y mostrarle a la gente que vamos a eliminar toda barrera para la inversión, eso es importante. Segundo, decirle a la gente en la cara que la política es el arte de gobernar y el arte de lo posible”, afirmó Ossandón.

“Yo les quiero decir que he estado trabajando el tema, conversando para calladito con todos y esta reforma así como está no pasa en el Senado, no pasa, no están los votos, y no están los votos, porque se ha hecho mal”, añadió.

A juicio del legislador, “el ministro Larraín, a quien estimo mucho y es amigo mío, cometió un error junto al Presidente de la República que es partir este gobierno dándole duro a la ex Presidente Bachelet y a la Nueva Mayoría y echándole la culpa de todo lo económico (…) por supuesto, que le están pasando la cuenta, se empezaron a unir y unen frente a un enemigo y ese enemigo es que se caiga esto”.

En esa misma línea, Manuel José indicó que él lo habría separado por realismo político, “no es un dogma la reintegración y segundo, tampoco es el corazón de una reforma”, añadiendo que Larraín “está equivocado, el corazón es recaudar más plata y que exista más inversión en Chile”.

“Qué es lo que hay que hacer aquí: Pedirle a la oposición, pedirle al ministro Larraín que por un espíritu republicano abramos una mesa”, fue su recomendación.