Tras largas cinco semanas, el fútbol volvió a las canchas del país. El estallido social sigue latente, pero tras una reunión estraordinaria en la ANFP la semana pasada, las máximas autoridades del balompié nacional anunciaron”realizar todos los esfuerzos necesarios” para retomar la actividad. Es por eso, que la fecha inició hoy con el partido entre Unión La Calera y Deportes Iquique, en el estadio Bicentenario de La Florida, encuentro que tuvo que ser suspendido por la invasión a la cancha de hinchas de Colo-Colo.

El bochorno fue presenciado por el presidente del Sindicato de Futbolistas Profesionales (Sifup), Gamadiel García, quien, una vez suspendido el partido, fue enfático en señalar que “hicimos un llamado a  nuestros capitanes y delegados no se presenten a jugar este fin de semana”.

“Como futbolistas hemos estado dispuestos a que la actividad se desarrolle, pero siempre señalamos que no a cualquier costo. Lo que hoy se vio fue lamentable”. agregó.

En este sentido, el exjugador de Huachipato informó que “vamos a llamar a una asamblea general para el martes para ver qué sucede con el resto del torneo y de la fecha”.

Luego de lo ocurrido en La Florida, considerando que era un espectáculo futbolístico con escasa presencia de público , García sostuvo que “no quiero imaginar lo que puede pasar en un espectáculo masivo”.

A pesar del llamado del sindicato, el otro encuentro programado para hoy entre Cobresal y Unión Española en el estadio El Cobre de El Salvador se realizó sin mayores inconvenientes. El equipo minero venció por 3 goles a 2 a los hispanos.