Antes del estreno de una película, que aparentemente no ha tenido mayores inconvenientes en su proceso, todo es risas y diversión, pero cuando esta fracasa al llegar a los cines es cuando sale a flote la polémica. [entity_embed style=»link-tomatometro» id_entity=»289879″][Pelicula] Terminator: Destino Oculto[/entity_embed] no fue la excepción: a pesar de que sus avances lucían algo interesantes y se trataba de una “legacyquel”, muy al estilo de [entity_embed style=»link-tomatometro» id_entity=»346340″][Pelicula] Halloween[/entity_embed], se estrelló y ya es uno de los peores fracasos en taquilla del año.

No te lo pierdas: 5 razones por las que Terminator: Destino Oculto fracasó en taquilla

Uno creería que el hecho de continuar directamente con lo que se vio en [entity_embed style=»link-tomatometro» id_entity=»12440″][Pelicula] Terminator 2: El Juicio Final[/entity_embed], además del regreso de Linda Hamilton, sería lo único necesario para hacer un buen trabajo. Sin embargo, [entity_embed style=»default» id_entity=»8945″][Director] Tim Miller[/entity_embed], su director, revela que estar en el proyecto no fue algo placentero por todas las diferencias que tuvo con el productor [entity_embed style=»default» id_entity=»8511″][Director] James Cameron[/entity_embed], quien fue el responsable de la película original y su secuela de 1991.

Aún se encuentra tratando de procesar que su película (que tuvo un presupuesto de US$185 millones según The Numbers) solo haya recaudado US$235 millones, lo que significa que la mayor parte, por no decir todo, ya puede ser declarado como una pérdida. Pero asegura que esto pudo ser diferente de no ser porque tanto Cameron como el resto de productores no le dejaron tener voz y voto sobre el producto final.

Continuar leyendo »