La presidenta de la UDI, Jacqueline van Rysselberghe, dijo que acudió a Policía de Investigaciones (PDI) para denunciar amenazas en contra de su integridad física y la de su familia por parte de desconocidos.

De acuerdo a su relato, el que revela radio Bío Bío, tras el ataque que sufrió su sede en Concepción, recibió amenazas a través de redes sociales. Además de eso, dijo que desde hace algunos días hay un vehículo cerca de su casa grabando cada uno de sus movimientos.

También, la timonel gremialista explicó que, dado el contexto de violencia, hoy está limitada en su transitar en la calle.

“Al final esto lo que hace es una cosa muy brutal, porque no hay ninguna razón para que yo no pueda circula libremente por la calle sin que hayan personas que se sienten con derecho no solo a insultar sino que incluso a dañar”, dijo.

“Creo que es de verdad no corresponde. No corresponde que tenga restringida mis libertades porque pienso distinto a los que están manifestándose en la calle”, agregó.