El proyecto de ley anunciado por Sebastián Piñera el pasado domingo y que busca permitir que las Fuerzas Armadas puedan proteger la infraestructura crítica del país sin decretar estado de emergencia sigue su curso. Y según los datos, tendría justificación ya que nueve de las 12 edificaciones consideradas como críticas han sufrido ataques durante el estallido social.

De acuerdo al diario El Mercurio, y tomado en base al listado español de sectores clave, ya que en Chile aún no se define el concepto de infraestructura crítica, estos sectores son los de energía, industria nuclear, tecnologías de la información, transporte, suministro de agua, suministro de alimentos, salud, sistema financiero, industria química, espacio, recursos naturales y administración.

Desde que comenzó el estallido social, se han registrado ataques al sector de energía, como el edificio de Enel y tendidos eléctricos en Antofagasta, Valparaíso y Biobío; tecnologías de la información, como es el caso de la fibra óptica en Alto Hospicio y una torre de telefonía celular en Caldera; y en transportes, como los ya conocidos incendios a buses del Transantiago y a las estaciones de Metro.

También se han contabilizado ataques a recintos de agua potable, como la sanitaria Aguas Antofagasta; alimentos, donde entran los supermercados; salud, como la posta de Pozo Almonte y el hospital de Coquimbo; sistema financiero, como las oficinas de bancos; recursos naturales, como las rutas usadas por forestales en el Biobío; y finalmente administración, como las intendencias, gobernaciones y entidades públicas.

Solo los sectores de industria nuclear, industria química y espacio no se han visto dañados.