Vuelve a entramparse el diálogo entre oposición y oficialismo tras no llegar a acuerdo en un sistema que garantice la representación de los pueblos originarios en la Convención Mixta o Convención Constituyente.

Si bien este diálogo no ha sido fluido desde que se iniciaron las conversaciones para elaborar un documento complementario al “Acuerdo por la Paz y una Nueva Constitución” del pasado 15 de noviembre, en estos últimos días hubo avance en varias materias entre oposición y oficialismo. Una de estas, son las cuotas de género 50% 50% en las lista, más la obligación de que mujeres encabecen las listas en cada distrito. Lo anterior iría acompañado del “sistema de cebra” que implica que en las listas los géneros irán intercalados: mujer, hombre, mujer, hombre, que mejoraría la elegibilidad de las mujeres.

“Tenemos acuerdos en varias cosas, muy poco todavía está pendiente, vamos a ver si es posible avanzar en eso. Acá no va a haber acuerdos parciales, es decir, déjenos avanzar para ver si es posible cerrar un acuerdo entre todos, es la voluntad que tenemos nosotros. Veamos si es posible, si no, tampoco hay que dramatizar pero se a respetar el acuerdo inicial y veamos si es que podemos avanzar. Tenemos poco tiempo, entre hoy día y mañana tenemos que ver un par de tema”, sostuvo la senadora Jacqueline van Reeselberghe.


Diputado del Partido Liberal, Vlado Mirosevic

Pese al llamado a no dramatizar de la presidenta de la UDI, uno de los temas más sensibles se discutió hoy y no se avanzó es en el sistema para asegurar la elegibilidad de los pueblos oroginarios. A tal punto llegó la diferencia, que el diálogo se suspendió y habría llegado a un punto muerto, según el diputado del Partido Liberal, Vlado Mirosevic.

“Hacer un proceso constituyente sin garantizar participación de pueblos originarios, a través de escaños reservados, sería un error histórico”, sostuvo el diputado.

El punto de conflicto estaría en que la UDI no quiere escaños reservados para pueblos originarios. La oposición habría propuesto 10% de escaños reservados, y la contra propuesta de la derecha sería de 10% pero en la inscripción de listas, no de escaños reservados. Esto, según la oposición,  no garantiza ninguna elegibilidad de pueblos originarios.

“Un sector de la derecha, no todos, pero un grupo importante de la derecha tiene un problema ideológico con ponerle diversidad a la democracia chilena. Entonces, no quieren cuotas en favor de los pueblos originarios porque no sienten que deban nivelar la cancha en favor de un sector que ha sido bastante marginado de la sociedad. Ese es un dogma ideológico que atrapa a la UDI”, segura Mirosevic. “La historia de Chile nunca ha sido amiga de incorporar a los pueblos originarios en los procesos constituyentes. De hecho, no ha incorporado históricamente a nadie más que una élite, menos a los pueblos originarios. Esta es la primera oportunidad en nuestra historia en que podemos hacer esto. Reconocerles un espacio a través de escaños garantizados sería decirles que también son parte del pacto social que vamos a parir todos juntos”.