La acusación pasó su primera prueba y la “cuestión previa” fue rechazada con 70 votos a favor, 79 en contra y 1 abstención, dando pie a la discusión de fondo. El encargado de defender el libelo acusatorio fue el diputado de Convergencia Social (CS), Gabriel Boric, quien acusó un uso “indiscriminado” de elementos disuasivos como lacrimógenas, carros lanzaaguas y bastones policiales.

“La pregunta que nos hacemos estimados colegas es si es que los deberes de velar por la mantención del orden público y contener la violencia policial que corresponden al ministro del Interior, fueron o no cumplidos en el despliegue de las fuerzas policiales. La respuesta es que eso claramente no fue así. Y que por lo tanto, el ministro Chadwick omitió adoptar medidas eficaces para cumplir con los deberes descritos”, sostuvo el parlamentario.

“No estamos cuestionando la facultad de decretar el estado de emergencia, sino las consecuencia de que éste se derivaron. Nuestra conclusión es que Chadwick es responsable por omitir tomar acciones para evitar la flagrante vulneración de los derechos constitucionales, de la inviolabilidad el hogar y de la libertad personal y seguridad individual, por aplicarse medidas no contempladas en un estado de excepción constitucional de emergencia al que concurrió con su firma”, agregó.

“Quienes voten en contra (de la acusación) lo harán en su legítimo derecho, y espero que nadie apunte con el dedo a quién decida hacerlo de esa manera juzgándolos de alguna manera. Pero me parece importante ponderar las decisiones que tomamos”, argumentó.