Una intervención por exigencia de justicia y en contra de la impunidad realizaron este miércoles organizaciones sociales y populares de Ñuñoa (Población Empart y Villa Olímpica), en la esquina de Avenida Salvador con Avenida Grecia, ante unas 300 personas.

Ante la cantidad de personas muertas desde el 18 de octubre recién pasado; heridas de diversa índole; denuncias de tortura y abusos por parte de las fuerzas de orden y seguridad, “se deben establecer responsabilidades penales y políticas, además de los mecanismos de reparación a las víctimas y a sus familias”, según un comunicado de las organizaciones convocantes.

La iniciativa, llamada “¿Cuántos ojos hacen falta para que abras los tuyos?”, fue de la artista Viviana Schneider Loyola, y de la Comunidad Empart, en coordinación con Villa Olímpica.

Ojos perdidos

En el lugar se realizó una intervención artística, representando la cantidad de globos oculares que se han perdido en las calles como parte del costo que la ciudadanía ha pagado por manifestar su descontento con los legados de la dictadura que se consolidaron en todos los gobiernos desde la mal llamada “transición democrática”, comentan los organizadores.

El acto comenzó con una performance con danza butoh; la lectura de una declaración pública que apoyan las organizaciones al interior de la Villa Olímpica y Población Empart; intervención de asociación de profesionales de apoyo a las víctimas, y una instalación de 260 globos oculares que observan desde diferentes alturas a los transeúntes.

“Es inaceptable que a estas alturas aún no haya condenados ni se hayan establecido ni aceptado las responsabilidades políticas por parte de las instituciones del Estado”, aseguran.

“Ya fuimos engañados en varias oportunidades, y hoy no es el momento de bajar los brazos o pensar que podemos permitir que hay impunidad como en otros tiempos oscuros de nuestra historia. Es inaceptable que se pretenda dejar en un segundo plano estos delitos y atentado en contra de los derechos fundamentales de las personas, ni que se diluyan estos en el contexto que vivimos. Es doloroso, pero también imprescindible, volver a demandar juicio y castigo a los culpables, como en plena dictadura, tanto política como penalmente”, concluye el texto.