Confiado en que la acusación constitucional en su contra, que se vota esta jornada en la Cámara de Diputados, no tendrá resultados, se mostró el Presidente de la República Sebastián Piñera. En una entrevista que concedió a CNN en español, el Mandatario sostuvo que el libelo “no va a prosperar” y acusó que se trata de una “presentación que hizo una minoría (…) básicamente, el Partido Comunista y algunos sectores de extrema izquierda”.

En la entrevista que será transmitida este fin de semana -y de la cual algunos pasajes fueron liberados esta jornada-, Piñera se mostró “absolutamente convencido” que el libelo “no tiene ningún fundamento legal, ningún fundamento legal (…) no va a prosperar porque no hay ninguna razón para que prospere”.

Se trata de la segunda entrevista a medios internacionales que concede el Presidente en la previa de la votación que se desarrolla a esta hora en la Cámara. También otorgó una entrevista a la cadena española SER, en donde puso hincapié en defender su gestión en materia de DD.HH., una performance que está en la mira de varios organismos internacionales, incluso la ONU.

En esta nueva entrevista, Piñera insistió en que en todo momento ha actuado respetando los derechos humanos, tomando en cuenta que la acusación le imputa haber “infringido abiertamente la Constitución y las leyes al consentir en que las Fuerzas Armadas y de Orden cometieran graves violaciones a los derechos humanos de manera sistemática y generalizada” y “comprometió además  gravemente el honor de la Nación”.

En CNN en español, el Presidente señaló que “yo le aseguro a usted que, junto con, haber tenido que enfrentar una de las crisis políticas, económicas y sociales más grandes que ha conocido Chile en su historia, la preocupación que hemos tenido por respetar la democracia, por mantener el Estado de Derecho, por respetar la autonomía de los otros poderes del estado: el Poder Judicial, el Poder Legislativo”.

Pero asimismo, dijo que ha puesto especial foco en “potenciar los organismos autónomos que existen en Chile para proteger los derechos humanos, le dimos todas las facilidades. Le aumentamos los presupuestos, le dimos la logística al Instituto Nacional de Derechos Humanos, que es la institución autónoma que existe en Chile por ley para proteger los DD.HH, a la Defensoría de la Niñez, que es la que se preocupa de los derechos de los niños y, por lo tanto, estamos muy claros de que en esta materia, la larga tradición de Chile, después de lo que conocimos durante el régimen militar, de un compromiso y un respeto total, absoluto, por los derechos humanos de todos, en todo tiempo y lugar, sea mantenido”.

A renglón seguido, el gobernante asumió que se cometieron “excesos”, pero evitó hablar expresamente de violaciones de los derechos humanos. “Hay 60 mil carabineros que han tenido que enfrentar a más de 3 mil 4 mil incidentes de mucha violencia y hay hubo atropellos a los derechos humanos y están siendo investigados por la Fiscalía Nacional y van a ser juzgados por los tribunales de justicia, como corresponde en democracia”.

“Y quiero decir también, yo lamento cada uno de los muertos. Cada uno de los heridos. Pero no solamente han habido heridos y lesionados en los civiles. Hay más de 2 mil 500 carabineros heridos. Algunos de ellos heridos a bala, quemados con bombas molotov. Y por tanto, la violencia que conocimos en Chile fue de una magnitud, de una intensidad que nunca antes habíamos conocido. Pero lo que sí es claro es que no vamos a tolerar ningún atropello a los derechos humanos. Todos y cada uno van a ser investigados por la Fiscalía y sancionados por los tribunales de justicia”, finalizó.