Este martes se celebra en todo el mundo “El Día Mundial Sin Tabaco”. Pero en esta ocasión, queda enmarcado en la lucha mundial contra el Covid-19, por lo que la campaña global está orientada a la “lucha contra la mercadotecnia sistemática, agresiva y sostenida que la industria tabacalera utiliza para que una nueva generación se enganche al consumo de sus productos” es decir al tabaco, productos del tabaco o nicotina en todas sus formas, como afirma la Doctora Lidia Amarales, Magister en Salud Pública- Broncopulmonar Infantil, Experta en Tabaquismo-SEPAR, Miembro de Mesa Ciudadana Tabaco o Salud y Directora General Consultora RespiraLibre.

A través de una carta, afirma que “la industria utiliza el conocimiento fisiopatológico de la droga para adquirir un adicto precoz a la nicotina, ya que el cerebro, en etapa del neuro-desarrollo, es muy sensible a los mecanismos adictivos que produce esta droga en el mesencéfalo, desencadenando el desarrollo de una adicción física en forma permanente”.

“Por supuesto que Chile no está ajeno a este tipo de táctica de la industria tabacalera, con orientación focalizada hacia los jóvenes para iniciar en ellos el consumo temprano y así disponer de mayor número de clientes-adictos y más años de consumidores, es decir mayores ventas y por mas tiempo: comercializar cigarrillos mentolados y de múltiples sabores, utilizar publicidad con diseños elegantes y atractivos en los puntos de venta ubicados a la altura de los ojos de los niños en confiterías/heladería/cafetería, supermercados de barrio, servicentros y otros; utilizar mercadotecnia y servirse de personas influyentes en las redes sociales y medios formales con publicidad indirecta, o reportajes en medios de comunicación de alta sintonía. Esto último significó un pronunciamiento del Consejo Nacional de Televisión favorable a la denuncia de la Mesa Ciudadana de Tabaco o Salud por incumplimiento del Artículo 1 de la Ley Nº18.838”, explica.

Pero ahora, la última táctica de la industria “ya nos parece, definitivamente, criminal. En la columna de opinión de un diario de circulación nacional, Hernán Felipe Errázuriz, Consejero de Libertad y Desarrollo, grupo de estudio denunciado por CIPER como lobista, por el nexo financiero que la British American Tobacco (BAT) CHILE tiene con ese grupo, ya que recibe financiamiento de BAT Chile, según investigación realizada por CIPER (2014) y posteriormente reconocido por la tabacalera en carta enviada a ese medio, escribe un artículo que titula: “El tabaco es bueno para el Coronavirus”. En dicho artículo utiliza un trabajo francés de Jean-Pierre Changeux, quien también tiene un vínculo de larga data con la industria tabacalera. De este francés se sabe que ha cobrado más de U$D 200.000 entre 1995 y 1998, y ha supervisado y publicado estudios financiados por Philips Morris (PMI). Además Errázuriz desinforma citando eventuales estudios publicados en el New England Journal of Medicine que apoyan al cuestionable trabajo francés”.

“Por todas estas múltiples razones, en este “Día Mundial sin Tabaco”, llamamos a los fumadores a abandonar AHORA el tabaquismo, es el mejor momento para evitar enfermarse o morir por COVID-19”, finaliza.

Lea la carta completa a continuación

DÍA MUNDIAL SIN TABACO: UNA PRIORIDAD NACIONAL PARA PREVENIR EL COVI19

El día de hoy, se celebra en todo el mundo “El Día Mundial sin Tabaco”. Este año la campaña global de la OMS está orientada a la “lucha contra la mercadotecnia sistemática, agresiva y sostenida que la industria tabacalera utiliza para que una nueva generación se enganche al consumo de sus productos” es decir al tabaco, productos del tabaco o nicotina en todas sus formas.

La industria utiliza el conocimiento fisiopatológico de la droga para adquirir un adicto precoz a la nicotina, ya que el cerebro, en etapa del neuro-desarrollo, es muy sensible a los mecanismos adictivos que produce esta droga en el mesencéfalo, desencadenando el desarrollo de una adicción física en forma permanente.

Por supuesto que Chile no está ajeno a este tipo de táctica de la industria tabacalera, con orientación focalizada hacia los jóvenes para iniciar en ellos el consumo temprano y así disponer de mayor número de clientes-adictos y más años de consumidores, es decir mayores ventas y por mas tiempo: comercializar cigarrillos mentolados y de múltiples sabores, utilizar publicidad con diseños elegantes y atractivos en los puntos de venta ubicados a la altura de los ojos de los niños en confiterías/heladería/cafetería, supermercados de barrio, servicentros y otros; utilizar mercadotecnia y servirse de personas influyentes en las redes sociales y medios formales con publicidad indirecta, o reportajes en medios de comunicación de alta sintonía. Esto último significó un pronunciamiento del Consejo Nacional de Televisión favorable a la denuncia de la Mesa Ciudadana de Tabaco o Salud por incumplimiento del Artículo 1 de la Ley Nº18.838.

Ahora, la nueva táctica de la industria frente a la pandemia por COVID-19 ya nos parece, definitivamente, criminal. En la columna de opinión de un diario de circulación nacional, Hernán Felipe Errázuriz, Consejero de Libertad y Desarrollo, grupo de estudio denunciado por CIPER como lobista, por el nexo financiero que la British American Tobacco (BAT) CHILE tiene con ese grupo, ya que recibe financiamiento de BAT Chile, según investigación realizada por CIPER (2014) y posteriormente reconocido por la tabacalera en carta enviada a ese medio, escribe un artículo que titula: “El tabaco es bueno para el Coronavirus”. En dicho artículo utiliza un trabajo francés de Jean-Pierre Changeux, quien también tiene un vínculo de larga data con la industria tabacalera. De este francés se sabe que ha cobrado más de U$D 200.000 entre 1995 y 1998, y ha supervisado y publicado estudios financiados por Philips Morris (PMI). Además Errázuriz desinforma citando eventuales estudios publicados en el New England Journal of Medicine que apoyan al cuestionable trabajo francés.

Todos los estudios publicados recientemente, serios e independientes de la industria tabacalera, demuestran que el tabaquismo aumenta la incidencia, gravedad y mortalidad por COVID-19.

Aumenta la incidencia ya que el humo de tabaco deteriora varios componentes de los mecanismos de defensa del aparato respiratorio, tanto la inmunidad celular como la humoral, y en forma temprana afecta mecanismos inespecíficos como el mecanismo de limpieza mucociliar y produce además inflamación. Estas alteraciones favorecen la aparición de infecciones respiratorias bacterianas o virales como el COVID-19 y podrían explicar por qué las personas que fuman presentan no solo una mayor incidencia sino cuadros más graves de estas infecciones respiratorias y mayor número de muertes en este grupo poblacional.

Además, el movimiento mano–boca durante el acto de fumar, que puede llegar a 300 veces en un fumador de 1 cajetilla diaria, favorece la posibilidad de transmisión del virus.

Múltiples estudios publicados recientemente demuestran un mayor riesgo de evolución severa y muerte por COVID-19 en fumadores comparado con no fumadores.

El New England Journal of Medicine, revista médica referida por Errázuriz, si publica un estudio realizado sobre un total de 1099 pacientes con COVID-19 en el que se evaluaron la severidad de los síntomas, el ingreso a UCI, necesidad de ventilación mecánica y muerte. La condición de ser fumador se asoció con síntomas severos y mostró resultados estadísticamente significativos (16.9% vs 11,8%) y con peor desenlace (25,8% vs 11,8%) en relación a los no fumadores.

Dos metaanálisis publicados recientemente, Vardavas y Patanavanich, demuestran que el consumo de tabaco se asocia con una mala evolución/mal pronóstico de la enfermedad por COVID-19 y resultados más graves como necesidad de cuidados intensivos, ventilación mecánica y muerte, con un riesgo 2.4 veces mayor y progresión severa del COVID-19, mayor del doble, 2,2 veces, en relación a los no fumadores.

Es más, otro estudio realizado en China, demostró que el historial de tabaquismo fue un Factor de Riesgo de progresión de la enfermedad por COVID-19, 14 veces mayor entre los pacientes con antecedentes de tabaquismo v/s los no fumadores.

Por todas estas múltiples razones, en este “Día Mundial sin Tabaco”, llamamos a los fumadores a abandonar AHORA el tabaquismo, es el mejor momento para evitar enfermarse o morir por COVID-19.

Pero además, cuando Chile trabaja para limitar el impacto sanitario negativo del COVID-19, llamamos al gobierno a implementar dos políticas poblacionales que impactarán positivamente en el control del desarrollo de la pandemia. Primero: es imperioso que el gobierno ponga urgencia a la Ley de Tabaco que duerme más de 2 años en el parlamento, con el objetivo de disminuir la incidencia y prevalencia del tabaquismo y segundo: tal vez más urgente aún, que se implemente una oferta de tratamiento de cesación tabáquica en todos los centros de salud de la Atención Primaria, para darle una oportunidad a los fumadores que quieran abandanar la adicción, y así mejorar su salud, disminuyendo los riesgos que el tabaquismo produce como causa de cáncer, patología cardio y cerebrovascular, y patologías respiratorias. Pero lo más importante, en esta difícil coyuntura sanitaria, se logre disminuir el riesgo de enfermarse, agravarse o morir por COVID-19.