En la película de Spike Lee “Do the Right Thing” (Haz lo correcto), de 1989, el personaje de Radio Raheem, un afroestadounidense del barrio Bed-Stuy, de Brooklyn, es estrangulado por un policía blanco. Ahora, después de 30 años, el film se vuelve más actual que nunca, tras la muerte de George Floyd a manos de la Policía de Minneapolis, y en el marco de las protestas contra la violencia policial y el racismo.

“Estamos viendo esto una y otra vez. Esto es lo que sucede: la matanza de cuerpos negros, en eso se basa este país”, dijo el cineasta Spike Lee en una una entrevista con el presentador de CNN Don Lemon. También lanzó en redes sociales un cortometraje sobre la brutalidad policial titulado “3 Brothers – Radio Raheem, Eric Garner and George Floyd” (Tres hermanos: Radio Raheem, Eric Garner y George Floyd). Garner y Floyd murieron, como la figura de la película de Lee, a manos de policías blancos. En el clip se ven escenas de las tres muertes.

“Tengan el valor de vernos como personas”

Numerosas personalidades de Estados Unidos expresaron su apoyo a las protestas y a #BlackLivesMatter. El rapero Jay-Z dijo que, “como padre y hombre negro que siente dolor”, hace un llamamiento a los políticos, los fiscales y los policías a “tener el valor de vernos como personas, padres, hermanos, hermanas y madres llenos de dolor”.

El actor George Clooney escribió este lunes un enérgico ensayo periodístico contra el racismo para el portal de noticias Daily Beast, en el cual exige “cambios sistémicos” en EE. UU.: “La ira y la frustración que, una vez más, se manifiesta en nuestras calles son solo una muestra de lo poco que hemos evolucionado desde nuestro pecado original como país: la esclavitud”, escribió. “Esa es nuestra pandemia. Todos nosotros estamos infectados, y en 400 años aún no hemos hallado una vacuna”.

La indignación en amplios sectores de la población estadounidense se expresó también a través de tuits que critican el manejo que hace de la crisis el presidente de EE. UU., Donald Trump. Taylor Swift, por ejemplo, reaccionó al polémico tuit de Trump: “Cuando comienza el saqueo, comienzan los disparos” con otro tuit en el que constata que, durante toda su presidencia, Trump “aviva el fuego del supremacismo blanco y del racismo”.

También otras figuras de la escena de la cultura salieron a la calle. La cantante pop Halsey y Ariana Grande marcharon el fin de semana con manifestantes y comentaron su marcha en las redes sociales. Ariana Grande tuiteó lo que sentía en esas horas de protesta pacífica, sobre las cuales “se informó poco y nada”, un indicio de que solo las protestas violentas fueron el foco de atención de los medios.

“No sé cómo articular el horror de hoy”, escribió Halsey en Twitter. En varios tuits, describe cómo la Guardia Nacional y la Policía disparan con balas de goma contra la multitud arrodillada y tiran gases lacrimógenos. Ella misma ayudó a personas heridas, como lo confirmaron diferentes medios.

Crítica a clubes techno berlineses

Este fin de semana también tuvieron lugar en Berlín varias manifestaciones contra la muerte violenta de George Floyd, en las que participaron cerca de 1.500 personas.

Paralelamente a la marcha en Berlín, el domingo también se realizó una manifestación organizada por clubes de música techno de Berlín, en la que unas 3.000 personas navegaron en 400 balsas y barcas a lo largo del río Spree, pidiendo a las autoridades que apoyen la reapertura de los clubes techno de la ciudad, afectados por la pandemia de coronavirus. En uno de los afiches de la marcha sobre el agua podía leerse “I can’t breathe”, lo que fue criticado por personalidades de la cultura berlinesa, como el director de ópera y teatro Ersan Montag, quien tuiteó “Esto es repugnante, Berlín”.

La cineasta y activista queer Leil-Zahra Mortada señaló que “mientras en EE. UU. y en el mundo las personas negras están a merced de una brutal represión, y mientras en Berlín se realizan marchas como #BlackLivesMatter, la manifestación por la reapertura de los clubes techno era “una manifestación de #WhitePrivilege, y es repulsiva”.

Las protestas en EE. UU. continúan, y para el próximo fin de semana se planean más manifestaciones en Alemania, en ciudades como Stuttgart, Múnich, Hamburgo, Colonia y Berlín.