El escándalo que destapó el documental de Netflix sobre Jeffrey Epstein, con más detalles de los que se supieron en su momento, causó todo tipo de reacciones en el público, disgustado sobre todo por la cantidad de crímenes y abusos que se le atribuyen a este financiero estadounidense calificado de depredador sexual, quien fue condenado por tráfico de menores en el mundo de élite luego de años de haber intentado callar a todos los que trataron de hablar. Antes de ser acusado, fue conocido como un millonario influyente, pero la policía empezó a investigarlo luego de recibir una denuncia de acoso por parte de un padre sobre su hija de 14 años de edad. [entity_embed style=»link-tomatometro» id_entity=»436269″][Temporada] Jeffrey Epstein: Asquerosamente Rico (1)[/entity_embed] es una deconstrucción del esquema piramidal de abuso sexual que podría ser la justicia que sus víctimas merecen y, sin embargo, parece ser que ha preferido evitar reconocer a quienes de alguna forma tuvieron que ver.

No te lo pierdas: Serie documental de Jeffrey Epstein en Netflix revela que Bill Clinton visitó su isla de orgías

De acuerdo con Digital Spy, el documental acierta en reconocer al movimiento #MeToo por haber tenido una participación importante en provocar el cambio social alrededor de las víctimas de abuso, quienes antes carecían de una plataforma en la que realmente podían alzar sus voces y contar sus historias. Estos relatos reales compartidos por las propias víctimas de violaciones y todo tipo de abusos y acoso continúan sirviendo para crear conciencia en las personas y con el tiempo cambiar la forma de pensar de quienes aún se atreven a creer en una agenda. Sin embargo, se afirma que esta producción falla al no dar detalles reales sobre cómo fue que tuvo peso.

Según esta información, resulta que se da crédito a una actriz blanca por una publicación en Twitter que contenía el ahora famoso hashtag en el momento en que se volvió viral, cuando en realidad la pionera fue una mujer negra, aunque también se cree que fue la investigación de New York Times y New Yorker sobre el productor Harvey Weinstein la que empezó todo, cambiando el origen de esta narrativa.

Continuar leyendo »