Carabineros entregó un balance este martes en la noche de la fiscalización de la fiesta clandestina que se realizó en Espacio Broadway, en Pudahuel, lugar al que llegaron tras recibir denuncias de vecinos.

En concreto, se detuvieron a 203 personas. Se trata de 162 hombres y 41 mujeres.

Tres de ellos, dos hombres y una mujer, pasarán a control de detención. El resto quedó apercibido bajo el artículo 26 del Código Procesal Penal.

Además informaron que se incautaron equipos de audio y una gran cantidad de bebidas alcohólicas.

En un punto de prensa realizado desde el lugar, la subsecretaria de Prevención del Delito, Katherine Martorell, anunció varias medidas contra los organizadores del evento, ya que “estamos frente a una pandemia y nos encontramos con una fiesta, que además se trata de hacer pasar como un restaurant”.

“Además, se les invita a las personas a firmar una declaración jurada que no tienen Covid-19 y se les dice que tienen que acreditar que estarán dos horas, cosas que no fue real”, complementó.

Martorell advirtió duras penas contra quienes resulten responsables: “además cuando sabían que se acercaba la presencia policial, se les pide que se agacharan y se escondieran, de eso estamos hablando. El Ministerio del Interior se va a querellar, vamos a perseguir toda la responsabilidad penal”.