La FIFA y las seis confederaciones (UEFA, AFC, CAF, Concacaf, CONMEBOL y OFC) reiteraron “firmemente” en una declaración que la creación de una ‘Superliga’ europea restringida a ciertos clubes del continente no contaría con el reconocimiento ni de la FIFA ni de la confederación correspondiente.

“Aquellos clubes o jugadores que disputaran dicha competición tendrían prohibido participar en las competiciones organizadas por la FIFA o la confederación correspondiente”, señala el texto hecho público este jueves, “a la luz de las recientes especulaciones de la prensa sobre la creación”.

La declaración recuerda que “conforme a los estatutos de la FIFA y de las confederaciones, todas las competiciones deberán estar organizadas o reconocidas por el organismo que corresponda a cada nivel: por la FIFA, a nivel global, y por la confederación, a nivel continental”.

“A este respecto, las confederaciones reconocen la Copa Mundial de Clubes de la FIFA, en su formato actual y en el nuevo, como la única competición de clubes de alcance global y la FIFA reconoce las competiciones de clubes organizadas por las confederaciones como las únicas competiciones continentales”, añade.

También insiste en que “los principios universales del mérito deportivo, la solidaridad, el sistema de ascensos y descensos y la subsidiariedad son elementos clave en la pirámide del fútbol, la cual garantiza el éxito global de este deporte y, por tanto, están recogidos en los estatutos de la FIFA y de las confederaciones”.

“El fútbol goza de una larga y próspera historia gracias a estos principios. Los resultados sobre el campo deben ser los que determinen siempre la participación en las competiciones mundiales y continentales”, agrega la declaración firmada por Gianni Infantino, presidente de la FIFA, el Jeque Salmán bin Ebrahim al Jalifa, presidente de la AFC, Constant Omari, presidente en funciones de la CAF, Vittorio Montagliani, presidente de la Concacaf, Alejandro Domínguez, presidente de la CONMEBOL, Lambert Maltock, presidente de la OFC y Aleksander Ceferin, presidente de la UEFA.

La Superliga europea

La idea de una liga alternativa a la icónica Liga de Campeones de la UEFA lleva barajándose desde hace muchos años, pero en los últimos dos se ha intensificado la especulación.

Aunque el comunicado reafirma la histórica política de la FIFA de que todas las competiciones deben estar reconocidas por las federaciones y confederaciones nacionales, el momento y la naturaleza conjunta de la declaración muestra una creciente preocupación porque esta vez las amenazas de ruptura sean algo más que una táctica negociadora de los grandes clubes.

En noviembre de 2018, la revista alemana Der Spiegel citó documentos filtrados que indicaron que el Real Madrid estuvo haciendo planes para celebrar una Superliga con los principales clubes del continente.

Aunque varios equipos negaron estar participando de las negociaciones, el presidente del Madrid, Florentino Pérez, ha seguido hablando de la necesidad de implementar grandes cambios en la competición europea de clubes. En octubre, el presidente saliente del Barcelona, Josep Maria Bartomeu, dijo que incluyó al equipo en una Superliga.

Pérez viajó el lunes a Turín para reunirse con el presidente de la Juventus, Andrea Agnelli, que encabeza la Asociación Europea de Clubes, que representa a los mayores equipos del continente.